# 188

El aroma de la rosa siempre se queda en la mano de quien la da.