# 237

El amor nunca muere de hambre; con frecuencia, de indigestión.